Desierto de Perú #6 - Nos rodea gente maravillosa!


6 am y suena el primer despertador,  seguí dormitando hasta las 6: 30 con la segunda alarma.  Me levante más temprano de lo acostumbrado para salir a las 7 am para luego encontrarme con Taras en Reque a las 8: 30. Se encontraba Kyung,  la persona que me brindó su cuarto y charlamos un rato,  fue rápido lo que conversamos porque yo tenía el tiempo contado para salir.  Nos sacamos una foto y nos despedimos. 
Resulta que me ubique en la entrada de la ciudad,  así que tenía que cruzame todo Chiclayo para recién salir a la Panamericana,  pero si entraba a la ciudad seguro habría mucho tráfico como el día anterior que me fue muy dificil llegar al centro.  Así que tomé la av.  que le llaman evitamiento,  pero sumaba más kilómetros a mi recorrido.  Fueron 20 km con algunas subidas hasta llegar a Reque y encontrar a Taras.  Por suerte llegue puntual y logre encontrarlo fácilmente,  estaba hablando con unas señoras a las que le termine comprando pan y bananas con mi último dólar.  Hicimos unos metros más para comer y luego llegamos a Meocupa,  donde Taras buscaba una Bicicleteria ya que su rueda empezó a hacer un ruido extraño.  Mientras tanto yo pedí a la policía su baño y luego nos fuimos cerca del mercado. Mientras Taras buscaba una tienda para comprar más comida,  veo que un señor de la tienda le da dos botellas de agua,  mi amigo se acerca y me dice,  para el perro.  Me acerco al señor y le doy las gracias,  hablamos un rato y le comentó lo que hago y que buscaba un lugar económico para comer porque ya no tenía dinero.  En eso me voy a vender un sticker a un señor que estaba en su auto,  me regala un sol y por detrás mío aparece el de la tienda con una bolsa de uvas y mandarina.  Al rato comi unas uvas y vendí otro stickers,  en eso el señor del auto me vuelve a llamar y justo a sus esposa que había llegado,  me dieron más dinero,  suficiente para comprar un menú. 
Con taras decidimos seguir hasta el siguiente pueblo para buscar otra bicicleteria,  porque como era domingo y además el día de la madre,  la mayoría de lugares se encontraba cerrado. Cuando pedaleabamos su bici empeoraba y el ruido era cada vez peor.  Lo encontraba un poco frustrado,  es de entender,  estando en Chiclayo había ido a un lugar donde le habian cambiado algo de la rueda,  pero al parecer no quedó bién. 
En un momento llegamos a una parte donde la carretera estaba cerrada,  así que teníamos mucho espacio para nosotros!  Taras se adelantó un poco y yo quedó atrás,  pero cada vez más y más atrás. Yo sentía que se volvía más difícil pedalear,  ya llevaba 60 kilómetros realizados.  De a ratos cuando pasaba por la línea blanca,  sentía que la rueda de atrás se deslizaba,  hasta que me di cuenta,  había pinchado.  Decido inflar un poco la rueda y continuar.  Ya a Taras no lo veía y yo pedaleo hasta una casa que tenía aire para las ruedas,  inflo y continúo.  No quería separarme tanto de el,  pero cuando hago unos metros tome la decisión de parar y parchar la rueda.  Había una casa donde al parecer arreglaba motos,  le pido si tenía aire para la rueda y me da un inflador grande de bicicleta.  Estuve un buen rato  arreglando,  conversando y comiendo un poco de fruta para hidratar. El señor también me regalo agua. Lamentablemente su inflador no lograba dar más aire que 35psi asi que me tocó buscar otro lugar donde inflar.  Por suerte luego de una subida no muy pronunciada había un lugar donde reparaban ruedas de camiones, le puse aire y continué unos 6 kilómetros hasta Pacangilla,  este nombre me lo dijeron un montón de veces y hasta ahora se me olvida jaja.  Ahí lo veo sentado a Taras y nos fuimos a buscar Wi-Fi,  compramos fideos y atún para cocinar por la noche.  Saliendo de la ciudad,  con un atardecer buenísimo y un paisaje sorprendente,  muy diferente a lo que veníamos viendo (Desierto)  vimos la primer casa y le dije que veamos ahí si nos dejan pasar la noche.  Nos acercamos y mientras el veía su bici que algo le había pasado recién,  yo ví que había mucha gente como reunida y de fiesta,  seguro era por el día de la madre.  Al otro lado veo a un señor que se acerca a Taras,  pero el no lo ve porque estaba concentrado en su bici,  así que me apuro para acercarme y hablar con el señor.  Le pregunte si podíamos pasar la noche y no lo dudó,  nos dio un espacio para armar carpa y nos dejó armar fuego para nuestra cena.  Mientras yo armaba la carpa, Taras armaba el sector para hacer fuego y en eso viene nuestro anfitrión con un plato de arroz con Cordero,  le dije a Taras que esto sería la entrada y luego cocinamos.  Pero al rarito nos traen otro plato llamado Chirimpico,  tenía muchos granos,  carne mezclado con zapallo si no me equívoco. También nos trajeron el postre,  dos pedazos de torta y Coca-Cola.  Nos miramos con taras y dijimos, ya no cocinamos jajaja. Mientras comíamos venía más gente de la fiesta a hablar con nosostros,  quedamos repletos y súper agradecidos con la gente.

Dandole mucho amor a Mancha! (En la mañana al despertar junto a la casa)


Sin duda la aventura de hoy fue fantástica.  Son experiencias que no se olvidan más.  Estaré agradecido siempre por esa gente que se acerca a mi vida y me da una mano cuando la he necesitado. Gracias! 

LinkedIn